X

Uso de cookies

LACTALIS PULEVA S.L. usa cookies para mejorar tu experiencia de navegación y mostrarte contenido personalizado a tus intereses. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso, de acuerdo con nuestra política de cookies, a menos que usted las haya desactivado.

Puleva, de la mano de la escritora Espido Freire y gracias a vuestro apoyo, ha presentado la siguiente carta ante la Real Academia Española con el objetivo de completar la acepción de madre en su diccionario.

La petición se realizó el 1 de junio siguiendo el proceso ordinario, junto con los avales y firmas recogidas durante la campaña.

Estimados todos:

Me dirijo a ustedes como hablante del español, como escritora, como representante en este caso de una voz común que ha dado lugar a una campaña para reivindicar una definición más precisa de una preciosa palabra: la de “madre”. Encabezada por Puleva, la necesidad de la revisión del concepto de madre ha calado de tal manera en la sociedad que me siento orgullosa de unirme a ella y de presentarles una propuesta de cambio.

Una única palabra, “madre”, atesora un concepto amplio y riquísimo, el de la mujer que no solo da a luz, no solo es una hembra, no solo cría hijos. Quizás en un pasado pudiera limitarse a esa descripción. Pero una sociedad que ha avanzado en riqueza psicológica, en derechos y en sensibilidad hacia los vínculos emocionales, entiende que “madre” es mucho más que eso. La madre cuida, consuela, orienta. La madre nutre en todos los sentidos, transmite el cariño y el amor sin los cuales el ser humano se desmorona. La madre acoge, sean esos hijos de su sangre o no, haya pasado su etapa fértil o no. La madre entrega un legado emocional, una visión, unos valores insustituibles.

Estamos acostumbrados a que, dado el uso dinámico del lenguaje hablado y escrito, las palabras envejezcan y pierdan su uso: también a que nuevos términos definan una realidad inédita que precisa ser nombrada. Con menor frecuencia ocurre que la sociedad en transformación demande la adaptación de un término. Pero el español, como poderosa herramienta de cambio, posee esa capacidad. Y como tal la reclamo.

Sí, el lenguaje evoluciona con la sociedad y las nuevas miradas, y no es menos cierto que el uso y la viveza de los hablantes le prestan notoriedad. El mismo día en que apareció la propuesta de redefinir la descripción de “madre”, miles de personas emplearon la etiqueta (o hashtag) #UnaMadreEs. Esa misma etiqueta permite medir que únicamente durante la primera semana se dieron más de 338.000 interacciones en redes sociales, con más de 7.800 comentarios al respecto, 17.000 publicaciones compartidas y 282.000 “me gustas”. Cinco millones de personas vieron el vídeo de la petición. Las redes sociales, con la libertad y la capacidad democrática que tienen, avalan un interés y una apasionada voluntad de que esa definición limitada y anticuada cambie.

Y de esto, con todo rigor y humildad, tomo nota, y esto hago saber, para que quienes tengan en su poder ese cambio se unan a esta voz pública e imparable.

¿Todavía no conoces nuestra iniciativa?

Puleva, junto a numerosos rostros conocidos, lanzó un llamamiento para conseguir el apoyo necesario y enviar a la RAE una petición para que ampliasen la definición de madre.

#UnaMadreEs

Fuerte

4676 usos

Las 5 palabras más usadas en vuestras definiciones

Miles de personas construyeron y compartieron su propia definición de madre, proponiendo y escogiendo entre multitud de apelativos.

#UnaMadreEs

Entregada

4870 usos

Valiente

4133 usos

Luchadora

5078 usos

Única

6509 usos

Primero mamá, después también